miércoles, 10 de febrero de 2016

Confia y no te enfermes


Confia y no te enfermes

Quién no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relacionamiento. La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en Dios. Por lo tanto es difícil que en esta situación tu salud mental y física este siempre en su cien por ciento.

0 comentarios:

Publicar un comentario